Actualmente si un empresario desea importar algún producto eléctrico o electrónico, generalmente debe de contar con una NOM de seguridad y/o laboratorio a su nombre; de no ser asi, debe de invertir no solo económicamente (aproximadamente entre 40 – 80 mil pesos) si no también 3 a 4 meses para tramitar dichas NOMS en los laboratorios autorizados. esta forma de exigirle dicho cumplimiento al empresario comercializador, encarece los productos,  bloquea el avance productivo de las empresas al echar a perder el esfuerzo de vender y colocar los productos en el mercado, minimiza la inversión, desalienta los empleos y alienta a la corrupción en las aduanas. Esto debe cambiar inmediatamente,  ya basta que nuestros empresarios estén tan limitados para hacer negocios, AMLO Y SU GOBIERNO DEBEN ENTENDER que parte de su responsabilidad es eficientar la economía. La solución es sencilla, muy positiva e impulsarán la productividad de los empresarios cuando el cumplimiento de dichas NOMS se traslade al fabricante que por lógica y expertise, es el responsable de elaborar las mercancías y que mejor que ahí mismo desde origen salgan a destino cumpliendo con las NOMS de seguridad y calidad internacional avaladas por los laboratorios y estas sean respetadas y aceptadas en todas las aduanas, no solo de México si no a nivel mundial. Por los grandes volúmenes que manejan los fabricantes, es lógico que los costos de las NOMS se prorratean y este se convierte en insignificante para el mercado. Tal vez AMLO Y SU GOBIERNO lean esto y le pongan acción a las palabras…. Soy hombre de fe….y ustedes?      

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.